Cineinfinito #313: Mohammad Reza Aslani

CINEINFINITO / CINE CLUB SANTANDER 
Martes 2 de Mayo de 2023, 19:30h. Fundación Caja Cantabria
Calle Tantín, 25
39001 Santander

Programa:

Shatran-je baad (1976), 35mm, color, sonora, 99 min.

*Presentación a cargo de José Luis Torrelavega

Formato de proyección: DCP (copia restaurada)


Mohammad Reza Aslani (en persa : محمدرضا اصلانی ) (nacido el 9 de diciembre de 1943 en Rasht, Irán ) es un cineasta , teórico del arte , diseñador gráfico y poeta iraní conocido principalmente por sus películas experimentales y documentales . También es coautor del manifiesto del Espacementalism, aunque nunca firmó el manifiesto, y uno de los principales poetas de la Poesía de la Nueva Ola de Irán junto a Yadollah Royaee , Fereydoun Rahnema y Ahmadreza Ahmadi .

Mohammad Reza Aslani (Persian: محمدرضا اصلانی)(born December 9, 1943, in Rasht, Iran) is an Iranian filmmaker, art theorist, graphic designer and poet known mostly for his experimental films and documentaries. He is also the co-writer of Espacementalism manifesto—although he never signed the manifesto[1]—and one of the main poets of the New Wave Poetry of Iran alongside Yadollah Royaee, Fereydoun Rahnema and Ahmadreza Ahmadi.

Mohammad Reza Aslani

Shatranje bad (1976)

“Desde maravillosos movimientos de cámara, hasta cada diminuto accesorio colocado a propósito en las esquinas del encuadre. Entiendes lo importante que es la puesta en escena para este director que ama a Max Ophüls. La historia es muy simple: la decadencia de una familia en la dinastía Qajar de Irán. Aslani es uno de los cineastas iraníes más olvidados, no solo fuera de Irán, sino también en su tierra natal. Prolífico documentalista que sólo ha realizado dos películas de ficción (la segunda, Green Fire, 2008), fue vapuleada por la crítica, lo que no es de extrañar), Aslani es una cineasta que cuenta las historias más iraníes con la elegante técnica de Ophüls o Visconti. Sus películas son elocuentes, difíciles de digerir. Sin embargo, solo se necesitan 15 minutos para sucumbir al juego de ajedrez del viento.. Con la primera cena reunida de la familia de la madre fallecida (hija lisiada, su padrastro, su tío, su criada), a través de la puesta en escena, se desarrolla la dinámica de poder de la historia. Comprendes que esta historia de peleas por una gran cantidad de dinero es solo un pretexto para un comentario social y cultural más profundo. La película predice la revolución iraní y sigue siendo fascinante, no solo por su historia y sus capas ocultas, sino también porque es una de las películas iraníes más raras que, aunque está en deuda con el expresionismo alemán y las herramientas narrativas operísticas de Visconti, tiene sus raíces en Irán. pintura y composición de marcos. Es por eso que la película es verdaderamente el Santo Grial de los cinéfilos iraníes, y uno fascinante”. – Hossein Eidizadeh

From marvelous camera movements, to every tiny prop purposefully set in the corners of the frame. You understand how important mise en scène is for this director who loves Max Ophüls. The story is very simple: the decadence of a family in the Qajar dynasty of Iran. Aslani is one of the most neglected Iranian filmmakers – not only outside Iran, but also in his homeland. A prolific documentarist who has made only two fiction films (the second, Green Fire [2008], was bashed by critics, which is hardly surprising), Aslani is a filmmaker who tells the most Iranian stories with the elegant technique of Ophüls or Visconti. His movies are eloquent, hard to digest. However, it takes only 15 minutes to succumb to The Chess Game of the Wind. With the first dinner gathering of the family of the deceased mother (crippled daughter, her step father, her uncle, her maid), through mise en scène, the power dynamic of the story unfolds. You grasp that this story of fighting over a great deal of money is only a pretext for deeper social and cultural comment. The film foretells the Iranian Revolution and remains riveting – not only because of its story and hidden layers, but also because it is one of the rarest Iranian films that, while in debt to German Expressionism and Visconti’s operatic, narrative tools, is rooted in Iranian painting and frame composition. That’s why the film is truly the Holy Grail of Iranian cinephiles – and a mesmerising one.” Hossein Eidizadeh

Se suponía que los negativos originales se habían perdido, pero los hijos del director los redescubrieron en una tienda de chatarra en 2014. La recepción fue positiva después de que se proyectó una película restaurada en 2020. Robin Baker, curador principal del Archivo Nacional BFI dijo que “impactará” el ” canon cinematográfico mundial ”. Baker elogió su “ambición”, encontrándola “impactante” y única en relación con el cine y la cultura iraní .

The original negatives were presumed lost, yet rediscovered by the director’s children in a junk shop in 2014. Reception was positive after a restored film was screened in 2020. Robin Baker, head curator of the BFI National Archive said it will “impact” the “world film canon”. Baker praised its “ambition”, finding it “shocking” and unique in relation to film as well as Iranian culture.