Cineinfinito #323: Republic Pictures · X

CINEINFINITO / Filmoteca de Cantabria
Sábado 3 de Junio de 2023, 17:30h. Filmoteca de Cantabria
Calle Bonifaz, 6
39003 Santander

Programa:

Make Haste to Live (1954), 35mm, b&n, sonora, 90 min.

Formato de proyección: DCP (copia restaurada)


Republic Pictures Corporation fue una empresa estadounidense de producción y distribución de películas en funcionamiento desde 1935 hasta 1958, con sede en Los Ángeles. Tenía instalaciones de estudio en Studio City y un rancho de cine en Encino.

Era conocida por especializarse en westerns, seriales y películas B, que enfatizaban el misterio y la acciónRepublic también se destacó por desarrollar las carreras de John Wayne, Gene Autry y Roy Rogers.

Bajo Herbert J. Yates, Republic fue considerado un estudio cinematográfico a medio camino entre los Poverty Row de los que surgió (ver explicación más adelante) y los “Grandes Estudios”, formados por las Major (los así llamados “5 Grandes”, MGM, Paramount, 20th Century Fox, Warner Brothers y RKO, estudios que antes de la aplicación de la ley anti-trust controlaban la exhibición con cadenas propias de cines distribuidas por EE.UU y Canadá) y las Minor, “Las Tres Pequeñas” (Columbia, Universal y United Artists, grandes estudios sin cadenas de cines en propiedad). Por ello, se puede ver a Republic como el más grande de los Pequeños Estudios o como el más pequeño de los Grandes Estudios.

El estudio lo fundó en 1935 Herbert J. Yates, un antiguo inversor en cine (había invertido en 1933 en la fundación de 20th Century Pictures, el pequeño estudio creado por Darryl F. Zanuck, que se convirtió en uno de los grandes tras su fusión con la Fox en 1935) y propietario del laboratorio de revelado de películas Consolidated Film Industries. Republic se creó inicialmente tras la adquisición por parte de Yates de seis pequeños estudios independientes de Poverty Row.

Cuando la Gran Depresión alcanzó sus cotas más profundas, el laboratorio de Yates ya no servía a los grandes estudios, que habían desarrollado internamente sus propios laboratorios con fines tanto de eficiencia económica como de asegurar el control, mientras que los pequeños productores independientes se estaban hundiendo ante el aumento de competencia de las grandes empresas combinado con el impacto general de la depresión económica. En 1935, Yates decidió crear un estudio propio para asegurar la estabilidad de Consolidated, su laboratorio de revelado de películas. Seis pequeñas empresas supervivientes (Monogram Pictures, Mascot Pictures, Liberty Pictures, Majestic Pictures, Chesterfield Pictures e Invincible Pictures) estaban endeudadas con el laboratorio de Yates, que impuso a estos estudios que se fusionaran bajo su liderazgo o, de lo contrario, se enfrentarían a la ejecución hipotecaria por las facturas pendientes de pago a su laboratorio. La nueva empresa de Yates, Republic Pictures Corporation, se presentó a sus productores-propietarios como una empresa colaborativa centrada en producciones de bajo presupuesto.

En estos primeros años, a veces se etiquetaba a Republic como una empresa de Poverty Row, ya que sus productos principales eran películas B y seriales B. Republic, sin embargo, mostró más interés en este tipo de películas y proporcionó mayores presupuestos que muchos de los estudios más grandes, y ciertamente más que los independientes.

El corazón de la compañía eran sus westerns y sus muchos protagonistas de películas del oeste, entre ellos John Wayne, Gene Autry, Rex Allen y Roy Rogers, se convirtieron en estrellas reconocibles en Republic. El estudio también adquirió Brunswick Records para grabar a sus vaqueros cantantes Gene Autry y Roy Rogers y contrató a Cy Feuer como jefe de su departamento musical. Republic produjo también muchos musicales y comedias rurales “hillbilly” con Bob Burns, Weaver Brothers y Judy Canova que fueron populares en muchas áreas rurales de los Estados Unidos.

Sin embargo, a mediados de la década de 1940, Yates estaba produciendo películas de mejor calidad, montando películas de gran presupuesto como El hombre tranquilo (1952), Arenas de muerte (1949), Johnny Guitar (1954) y The Maverick Queen (1956). Otro aspecto distintivo de Republic Pictures fue que Yates evitó cualquier tema controvertido (las películas de explotación eran un elemento básico de las películas B), en contraste con los otros estudios de Poverty Row que a menudo eludían el Código de Producción.

A medida que la demanda y el mercado de películas declinaron con la creciente popularidad de la televisión, Republic comenzó a disminuir sus películas, reduciendo la producción de 40 largometrajes anuales a principios de la década de 1950 a 18 en 1957. De forma progresiva, Republic redujo la producción de sus propias películas, para limitarse a distribuir películas independientes de otros pequeños estudios. En 1956, año en que la compañía había registrado una ganancia de 919,000$, dejó temporalmente la producción de largometrajes. Tal vez inspirado por el éxito de American International Pictures, cuyas producciones iban dirigidas al público adolescente, Republic prescindió de su antigua regla de “no explotación” y estrenó varias películas a fines de la década de 1950 sobre la delincuencia juvenil, como The Wayward Girl (1957), Juvenile Jungle (1958) y Young and Wild (1958).

Yates, entre lágrimas, informó a los accionistas en la reunión anual de 1958 que la producción cinematográfica había terminado; las oficinas de distribución se cerraron al año siguiente.


Make Haste to Live (1954)

Make Haste to Live is a 1954 American film noir thriller film directed by William A. Seiter and starring Dorothy McGuire, Stephen McNally and Mary Murphy. Seiter’s last feature directorial effort, the film is an adaptation of the Gordons’ novel of the same name. It was produced and distributed by Republic Pictures.

Crystal Benson is a single mother living in a small town in New Mexico. One afternoon, her teenage daughter, Randy, mentions running into a man who tells her she reminds him of someone he once knew.

Crystal, already jumpy and unable to sleep, knows that this man is her mobster husband, Steve. She knows that he has recently been paroled from prison after serving 18 years. When she first met Steve, she had been captivated by him but, upon discovering his vicious behavior, including involvement in the murder of a police officer, she took their baby and fled.

Expecting Steve to exact murderous revenge on her, Crystal prepares a tape recording explaining everything about her relationship with the man. She puts aside the recording, and money, for Randy to access after her mother’s death.

Steve insinuates himself into their lives; he makes it clear he wants to take Randy away and that he will fulfill his long-held plan to torment, and likely kill, Crystal. She tells everyone he is her brother, with whom she has had a difficult, often estranged history. Randy enjoys having her “uncle” in her life.

Crystal organizes an escape for her daughter and herself; she is, however, seemingly transparent to Steve, and he is always, until the end, on her trail.