Cineinfinito #191: Ian Hugo

CINEINFINITO / Centro Cultural Doctor Madrazo
Viernes 25 de febrero de 2022, 18:30h. Centro Cultural Doctor Madrazo
Calle Casimiro Sainz, s/n
39004 Santander

Programa:

– Ai-Ye (1950), 16mm, color, sonora, 24min
– Bells of Atlantis (1952-53), 16mm, color, sonora, 10min
– Jazz of Lights (1954), 16mm, color, sonora, 16min

Agradecimiento especial a Light Cone 


Hugh Parker Guiler (15 de febrero de 1898 – 7 de enero de 1985), también conocido como Ian Hugo, fue el marido de Anaïs Nin desde 1923 hasta la muerte de ella en 1977, y también un cualificado grabador y cineasta por derecho propio.

Guiler nació en Boston (Massachusetts), vivió de niño en Puerto Rico, estudió en Escocia y se graduó en la Universidad de Columbia, donde estudió Economía y Literatura.

Trabajaba en el National City Bank cuando conoció a Anaïs Nin. Se casaron en marzo de 1923. En 1924 se trasladaron a París, y allí Nin escribió la parte más conocida de su famoso diario. En 1939, poco antes de la Segunda Guerra Mundial, Parker y Nin volvieron a Nueva York. En 1940 él empezó a hacer grabados y aguafuertes, estudiando con Stanley William Hayter del Atelier 17 de París, y creando imágenes surrealistas que a veces acompañaron a los libros de Nin. Recibió consejo e instrucción sobre cine de Alexander Hammid, que le dijo a Guiler: “Usa la cámara tú mismo, comete tus propios errores, crea tu propio estilo”. Adoptó el nombre de Ian Hugo en los años 40, cuando empezó a hacer películas experimentales, algunas con Nin como protagonista.

Su exitosa carrera de banquero le permitió mantener no solo la obra artística de su mujer, muy tardíamente reconocida, y luego la suya propia, sino también la de Henry Miller y en menor grado la de otros artistas. Su inhabitual tolerancia y amor incondicional, así como sus ingresos, hicieron posible la inhabitual obra y vida de Anaïs. Debido al estilo Madame Bovary con que Anaïs manejaba el dinero, al hecho de dedicarse él mismo al arte y a los mayores riesgos que asumió al avanzar su vida, al final tuvo necesidad del dinero que los libros de Anaïs les reportaron de forma tan tardía. Su propia obra artística nunca tuvo éxito económico.

La película Bells of Atlantis (1952) incorpora una banda sonara de música electrónica compuesta por Louis y Bebe Barron, y está protagonizada por Nin como una mítica reina de la Atlántida. En Jazz of Lights (1954), que también incluye una partitura de los Barron, las luces urbanas de Times Square se convierten, en palabras de Nin, en “un flujo efímero de sensaciones”.

Hugo pasó las dos últimas décadas de su vida en Nueva York, dictando sus memorias y continuando con sus grabados y películas. Conoció al otro marido de Nin, Rupert Pole, después de la muerte de ella en 1977. Aunque el matrimonio de Nin y Pole en 1955 fue anulado en 1966, Pole fue el albacea literario de Nin después de su muerte; después de la muerte de Guiler, Pole esparció sus cenizas en el mismo lugar que las de Nin, una cueva en la costa de Santa Monica.

Hugh Parker Guiler (February 15, 1898 – January 7, 1985), also known as Ian Hugo, was Anaïs Nin’s husband from 1923 until her death in 1977, and a skilled engraver and filmmaker in his own right.

Guiler was born in Boston, Massachusetts, lived in Puerto Rico as a child, went to school in Scotland, and graduated from Columbia University where he studied economics and literature.

He was working at National City Bank when he met Anaïs Nin. They married in March 1923. In 1924, they moved to Paris, and in that city Nin’s wrote the best known part of her famous diary. In 1939, shortly before World War II, Parker and Nin moved back to New York City. In 1940, he took up engraving and etching, studying under Stanley William Hayter of Atelier 17 in Paris, producing surreal images that often accompanied Nin’s books. He received advice and instruction in filmmaking from Alexander Hammid, who told Guiler «Use the camera yourself, make your own mistakes, make your own style». He adopted the name Ian Hugo in the 1940s when he began making experimental films, some starring Nin.

His successful banking career supported not only the very late recognized artistic work of his wife, and later his own, but also Henry Miller’s and to a lesser extent various others. His unusual tolerance and unconditional love, as well as his income, made Anaïs’s unusual work and life possible. Because of Anaïs’s Madame Bovary way with money, his dedication to the arts and taking more risks later in life, he needed the money that Anaïs’s writing brought so late in their lives. His own art was never financially successful.

The film Bells of Atlantis (1952) features a soundtrack of electronic music by Louis and Bebe Barron, and stars Nin as a mythical queen of Atlantis. In Jazz of Lights (1954), also featuring a score by the Barrons, the street lights of Times Square become, in Nin’s words, «an ephemeral flow of sensations.»

Hugo lived the last two decades of his life in New York City, dictating his memoirs and continuing his engraving and filmmaking work. He briefly met Nin’s other husband, Rupert Pole, after Nin’s death in 1977. Even though Nin and Pole’s 1955 marriage was annulled in 1966, Pole was Nin’s literary executor after her death; after Guiler’s death, Pole scattered his ashes at the same place as Nin’s, a cove on the coast at Santa Monica.

Anaïs Nin & Ian Hugo

***

“Banquero y artista, el nombre de nacimiento de Ian Hugo fue Hugh Parker Guiler. Nació en Boston y pasó su infancia en Puerto Rico, un “paraíso tropical”, cuyo recuerdo lo acompañó y que aflora en sus grabados y en sus películas. En 1923 conoció a Anaïs Nin y se casó con ella. Adoptó el nombre de Ian Hugo para proteger su identidad artística del mundo de la banca.” – Bruce Posner

“Banker and artist Ian Hugo was born Hugh Parker Guiler in Boston, and his childhood was spent in Puerto Rico, a ‘tropical paradise’ the memory of which stayed with him and surfaces in both his engravings and films. In 1923 he met and married author Anaïs Nin. He assumed the nom de plume Ian Hugo to protect his artistic identity from the banking world.” – Bruce Posner


Ai-Ye (1950)

En tres películas, Ai-Ye, Jazz Of Lights y The Gondola Eye, me serví de escenas documentales como punto de partida, y mostré su transformación progresiva en sueño (es un procedimiento parecido al que se produce de hecho en nuestros sueños). Estas películas se expresan en dos niveles, que se corresponden con la dualidad que hay en mí, dualidad entre mis relaciones con el exterior y mi universo personal. El segundo nivel surgió del uso frecuente de sobreimpresiones, que pulí gracias a técnicas especiales. Se podría decir del resultado que es un diálogo directo con el subconsciente. Por otra parte, Wallace Fowlie ha dicho: “Para trascender las contradicciones, los surrealistas las superponen.»

Dans trois films Ai-Ye, Jazz Of Lights et The Gondola Eye, je me suis servi de séquences documentaires comme point de départ, et j’ai montré leur transformation progressive en rêve (c’est un procédé semblable à celui qui se produit actuellement dans nos rêves). Ces films s’expriment sur deux niveaux, qui correspondent à la dualité qui est en moi, dualité entre mes échanges avec l’extérieur et mon univers personnel. Le second niveau surgit de l’utilisation fréquente de surimpressions que j’ai mises au point grâce à des techniques spéciales. On pourrait dire du résultat qu’il est un dialogue direct avec le subconscient. C’est d’ailleurs Wallace Fowlie qui a dit: «Pour transcender les contradictions, les surréalistes les superposent.»


Bells of Atlantis (1952-53)

“’Recuerdo mi primer nacimiento en el agua”, lee Anaïs Nin en esta fantasía acuática de su marido Ian Hugo, constituida por jeroglíficos de una lengua en la que nuestro inconsciente intenta expresar mensajes importantes y urgentes. La mezcla de lenguaje recargado y deslumbrantes imágenes abstractas y música conduce al espectador hacia “el continente perdido en nuestro interior” (Marianne Moore).” – Bruce Posner

“’I remember my first birth in water,’ reads Anaïs Nin in her husband Ian Hugo’s aquatic fantasy formed of ‘hieroglyphs of a language in which our unconscious is trying to convey important, urgent messages.’ The mix of charged language and stunning abstract imagery and music moves the viewer towards ‘the lost continent within our selves” (Marianne Moore).” – Bruce Posner


Jazz of Lights (1954)

Una vibrante sinfonía urbana de luz, movimiento y música electrónica, que transforma la Times Square de los años 50 en lo que la mujer de Hugo, la escritora Anaïs Nin, denominó “un flujo efímero de sensaciones”.

A pulsating city symphony of light, movement, and electronic music, transforming Times Square in the 1950s into what Hugo’s wife, the writer Anaïs Nin, called «an ephemeral flow of sensations.”


Traducción de textos: Javier Oliva