Cineinfinito #152: Jean Vigo (I)

CINEINFINITO / CINE CLUB SANTANDER (#308)
Jueves 17 de Junio de 2021, 19:30h. Fundación Caja Cantabria
Calle Tantín, 25
39001 Santander

Programa:

– À propos de Nice (1930), 35mm, b/n, silento,  25 min.
– Taris, roi de l’eau (1931), 35mm, b/n, sonora,  9 min.

*Presentación a cargo de José Luis Torrelavega

Formato de proyección: HD

Agradecimiento especial al Cine Club SantanderFundación Caja Cantabria


Jean Vigo (París, 26 de abril de 1905 – París, 5 de octubre de 1934) fue un director de cine francés. Se le conoce sobre todo por dos películas que tuvieron una gran influencia en el desarrollo posterior del cine francés: Cero en conducta (1933) y L’Atalante (1934).

Era hijo del militante anarquista español Eugène-Bonaventure de Vigo, de origen ítalo-francés, conocido con el sobrenombre de Miguel Almereyda (anagrama de “y a la merde”), director del periódico Le Bonnet Rouge. Su padre fue arrestado y encerrado en la prisión de Fresnes, donde, en 1917, fue hallado muerto, estrangulado con los cordones de sus propios zapatos. A causa de la reputación de su padre, Jean debió adoptar un nombre supuesto, Jean Sales. Entre 1918 y 1922 fue alumno en un internado de Millau, experiencia en la que se basó para rodar su película Cero en conducta.

Su primera película, el mediometraje mudo À propos de Nice (1930), es una especie de ensayo fílmico de tono satírico que explora las desigualdades sociales de la Niza de los años 20, lanzando una feroz diatriba contra los veraneantes burgueses. En el filme colaboró con él el director de fotografía ruso Boris Kaufman (hermano del director Dziga Vertov), quien intervendría después en todas las obras de Vigo.

En 1930, Vigo crea en Niza un cine-club llamado “Les Amis du Cinéma”, donde programa, entre otras muchas, películas soviéticas. Su siguiente filme, de encargo, fue Taris, roi de l’eau (1931), un documental sobre el campeón de natación Jean Taris, destacable sobre todo por las tomas submarinas.

Cero en conducta (Zéro de conduite) es una obra mucho más personal. Rodado con bajo presupuesto, es un mediometraje de 45 minutos que narra la insurrección de los estudiantes de un internado contra sus estrictos profesores. Gran parte del argumento de Cero en conducta se basa en los recuerdos de Vigo, que pasó gran parte de su infancia en internados. El filme es un canto al anarquismo infantil, y tuvo una gran influencia sobre la ópera prima de Truffaut, Los cuatrocientos golpes, una de las películas clave de la nouvelle vague. Considerada antipatriótica, la película estuvo prohibida en Francia hasta 1945.

Al año siguiente, en colaboración con Boris Kaufman, produjo su obra maestra, L’Atalante (1934). En la película se cuenta la historia de amor entre un joven marinero sin objetivos y su joven esposa. La acción transcurre en un pequeño carguero, donde la pareja recién casada se ve obligada a convivir con un viejo piloto, interpretado por Michel Simon.

Jean Vigo falleció en París de tuberculosis, y fue enterrado en el cementerio de Bagneux, en la capital francesa.

Jean-Luc Godard le dedicó su película Les Carabiniers.


À propos de Nice (1930)

Dirección: Jean Vigo
Fotografía: Boris Kaufman
Fecha de estreno: 28 de mayo de 1930 en el Théâtre du Vieux-Colombier (París, Francia)

À propos de Nice (A propósito de Niza, en español) es un filme mudo francés dirigido en 1930 por Jean Vigo y con fotografía de Boris Kaufman (hermano de Dziga Vertov).

Ambientado en la ciudad de Niza a principios de 1930, el mediometraje —primer trabajo cinematográfico de Jean Vigo— se enmarca, así como en el documental social, en el género de las sinfonías de ciudades, tan en boga durante la década de los años veinte. Otras producciones representativas del género serían Berlín, sinfonía de una ciudad (Walter Ruttmann, 1927) o Études sur Paris (André Sauvage, 1928), centrados en mostrar el decurso de la vida diaria en las ciudades de Berlín y París, respectivamente.

A propósito de Niza es un documental eminentemente personal. Vigo emplea un punto de vista subjetivo, retratando la ciudad desde la crítica y denunciando —entre otras cosas— las desigualdades sociales, sin alejarse de una perspectiva sardónica y de algún modo voyerista. Tras haberle enseñado un primer montaje a Jean Painlevé, el cineasta declaró: «durante el rodaje, olvidé que el filme debía ser un espectáculo, de ahí el relleno y la terquedad que [Jean] ha señalado».

Jean Vigo reveló su visión personal del filme durante un discurso para el Groupement des Spectateurs d’Avant-Garde, antes de la segunda proyección pública de la película, el 14 de junio de 1930 en el Théâtre du Vieux-Colombier, como parte de una conferencia titulada «Hacia un cine social»:​ «En esta película, mostrando ciertos aspectos de una ciudad, se pone en tela de juicio un modo de vida… los últimos estertores de una sociedad tan perdida en su escapismo que te repugna y te hace simpatizar con una solución revolucionaria».


Taris, roi de l’eau (1931)

Taris, roi de l’eau (o La Natation par Jean Taris) —Taris, rey del agua en español— es un documental francés en forma de cortometraje dirigido por Jean Vigo en 1931, sobre el campeón de natación Jean Taris.

El filme destaca fundamentalmente por las innovaciones técnicas empleadas por Vigo, como las tomas subacuáticas, los primeros planos y las imágenes a cámara lenta del cuerpo del nadador.