Cineinfinito #200: Paul Sharits (III)

CINEINFINITO / Centro Cultural Doctor Madrazo
Viernes 8 de Abril de 2022, 18:30h. Centro Cultural Doctor Madrazo
Calle Casimiro Sainz, s/n
39004 Santander

Programa:

– Brancusi Films (1923 – 1939), 35mm, B/N, silente, 60min
Brancusi’s Sculpture Garden at Tirgu Jiu (1984), 16mm, color, sonora, 34min.

Formato de proyección: HD (2K)

Agradecimiento especial a Light Cone


Paul Jeffrey Sharits (7 de febrero de 1943, Denver, Colorado – 8 de julio de 1993, Buffalo, New York) fue un artista visual, reconocido como representante del cine experimental o de vanguardia, y en particular de lo que llegaría a conocerse como cine estructural junto a otros artistas como Tony Conrad, Hollis Frampton y Michael Snow.

La obra cinematográfica de Paul Sharits destaca por sus construcciones en bucle, uso de proyectores múltiples y bandas sonoras experimentales (con presencia destacada en su película de 1975 Shutter Interface).

Sharits nació en Denver (Colorado) y se licenció en la especialidad de pintura en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Denver, donde tuvo como mentor a Stan Brakhage. También asistió a la Universidad de Indiana en Bloomington, donde obtuvo un máster en Diseño Visual. En julio de 1960 se casó con Frances Trujillo Niekerk. En 1965 tuvieron un hijo, Christopher. Se divorciaron en 1970.

Ha dado clases en las siguientes instituciones: Maryland Institute College of Art, Antioch College y SUNY Buffalo (contratado por Gerald O’Grady junto con Tony Conrad y Hollis Frampton).

Su hijo Christopher Sharits sugiere en el sitio web dedicado a su memoria que Sharits sufría un trastorno bipolar.

A finales de 1980 Sharits recibió un tiro en el estómago en un bar. Él sostuvo que fue un accidente, y que le habían confundido con otra persona. Cuando se recuperaba de la herida, y después de su ruptura con una diseñadora llamada Laurie, empezó a tener episodios depresivos. Sharits murió silenciosamente en 1993, en Buffalo (Nueva York): Anthony Bannon, el antiguo director de George Eastman House, advirtió en su obituario que es el mismo lugar en el que también fallecieron sus colegas cineastas James Blue y Hollis Frampton.

***

«Quiero abandonar la imitación y la ilusión de verdad para adentrarme en el drama más elevado de: el celuloide, esa tira de dos dimensiones; los fotogramas rectangulares; la naturaleza de las perforaciones y de la emulsión; el funcionamiento del proyector; la superficie de la pantalla con sus reflejos tridimensionales; la pantalla de la retina; el nervio óptico y las subjetividades psicofísicas de la conciencia. En este drama cinematográfico, la luz es energía antes que una herramienta para la representación de objetos no fílmicos; la luz como energía se libera para crear sus propios motivos, formas y texturas. Dada la inercia de la retina y el mecanismo oscilatorio del obturador en que se basa la proyección cinematográfica, uno puede generar formas virtuales, crear movimiento real (en lugar de ilustrarlo), construir un espacio de color (en lugar de fotografiarlo), y penetrar en el tiempo real (presencia inmediata).» –Paul Sharits

Paul Jeffrey Sharits (February 7, 1943, Denver, Colorado—July 8, 1993, Buffalo, New York) was a visual artist, best known for his work in experimental, or avant-garde filmmaking, particularly what became known as the structural film movement, along with other artists such as Tony Conrad, Hollis Frampton, and Michael Snow.

Paul Sharits’ film work primarily focused on installations incorporating endless film loops, multiple projectors, and experimental soundtracks (prominently used in his 1975 film Shutter Interface).

Sharits was born in Denver, Colorado, and earned a B.F.A. in painting at the University of Denver’s School of Art where he was a protégé of Stan Brakhage. He also attended Indiana University in Bloomington, Indiana where he received an M.F.A. in Visual Design. In July 1960, he married Frances Trujillo Niekerk, and in 1965 they had a son, Christopher. They divorced in 1970.

He was subsequently a teacher at the Maryland Institute College of Art, Antioch College, and SUNY Buffalo (where he was hired by Gerald O’Grady along with Tony Conrad and Hollis Frampton).

Son Christopher Sharits suggests on the memorial website that Sharits suffered from bipolar disorder.

In the late 1980s, Sharits was shot in his stomach at a local bar. He claimed the incident to have been an accident, for he was mistaken for someone else. He later experienced bouts of depression trying to recuperate from his wound, as well as having broken up with a designer named Laurie. Sharits later died silently in 1993, in Buffalo, New York, noted to be the same death place as his film colleagues, James Blue and Hollis Frampton, in a eulogy by former director of George Eastman House, Anthony Bannon.

***

«I wish to abandon imitation and illusion and enter directly into the higher drama of: celluloid, two dimensional strips; individual rectangular frames; the nature of sprockets and emulsion; projector operations; the three dimensional reflective screen surface; the retinal screen; optic nerve and individual psycho-physical subjectivities of consciousness. In this cinematic drama, light is energy rather than a tool for the representation of non-filmic objects; light as energy is released to create its own objects , shapes and textures. Given the fact of retinal inertia and the flickering shutter mechanism of film projection, one may generate virtual forms, create actual motion (rather than illustrate it), build actual color-space (rather than picture it), and be involved in actual time (immediate presence).» –Paul Sharits


Brancusi Films (1923-39)

A comienzos de los años 20, Man Ray, que había enseñado previamente a Constantin Brancusi a usar una cámara de fotos, le introdujo en el manejo de la cámara de cine. Estos cincuenta minutos de película, filmados entre 1923 y 1939, representan la suma total de las imágenes filmadas por Brancusi, que no se habían proyectado con anterioridad.

In the early 1920’s, Man Ray, who had previously taught Constantin Brancusi how to handle a still camera, introduced him to the movie camera. These fifty minutes of film, shot between 1923 and 1939, representing the sum total of all the images ever filmed by Brancusi, have never been shown before.

      


Brancusi’s Sculpture Garden at Tirgu Jiu (1984)

Esta película es una «crónica» de la visita que hice en 1977 a Rumanía para conocer tres de las esculturas más famosas de Brancusi: «Columna sin fin», «Puerta del beso», «Mesa del silencio» (y la menos conocida «Galería de pedestales», que conduce de la «Puerta» a la «Mesa»). Estas obras se encuentran en Tirgu Jiu, una pequeña ciudad de provincias cerca del pueblo de Hobitza (donde nació y pasó su infancia Brancusi). Estas obras aparecen en fotografías y se habla de ellas como esculturas absolutamente autónomas, «abstractas», dispuestas simplemente en las afueras de la ciudad; pero, de hecho, también forman parte de un diseño ambiental (y simbólico) de mayor amplitud. Su emplazamiento sugiere un continuo metafísico; se encuentran en los límites de la ciudad y aunque están alineadas en una línea recta (virtual), no es posible ver las tres conjuntamente desde ningún punto de vista, así que hay un despliegue temporal a medida que uno se desplaza a través de la ciudad para sentir la relación.

«Debería haber otras películas como esta sobre obras de arte.» – Lynda Benglis, escultora.

This film is a «chronicle» of a visit I made in 1977 to Romania to experience three of Brancusi’s most famous sculptures: «The Endless Column»; «The Gate of the Kiss»; «The Table of Silence»; (and the lesser known «Arcade of Pedestals,» the modular system of stools which lead from the «Gate» to the «Table»). These works are in the small, rural town of Tirgu Jiu, not far from the village of Hobitza (where Brancusi was born and spent his childhood). These works are shown in photographs and discussed as totally autonomous «abstract» sculptures simply placed conveniently around the town; but, in fact, they are also parts of a larger and very specific environmental (and symbolic) motif. Their placement suggests a metaphysical continuum; they span the boundaries of the town and while aligned in a (virtual) straight line, all three cannot be seen from any single point of view, so there is a temporal unfolding as one moves through the town to experience the relationship.

«There should be other films like this about works of art.» – Lynda Benglis, Sculptor

       


Traducción de textos: Javier Oliva