Cineinfinito #294: Ralph Steiner

CINEINFINITO / Centro Cultural Doctor Madrazo
Jueves 30 de Marzo de 2023, 18:30h. Centro Cultural Doctor Madrazo
Calle Casimiro Sainz, s/n
39004 Santander

Programa:

– H2O (1929), 16mm, b&n, silente, 14 min
– Mechanical Principles (1930), 16mm, b&n, silente, 10 min
– Hands (1934), 16mm, b&n, sonora, 4 min
– Pie in the Sky (1935), 16mm, b&n, sonora, 13 min
– Look Park (1974), 16mm, color, sonora, 14 min

Formato de proyección: HD (nuevas digitalizaciones)


Ralph Steiner (Cleveland, Ohio, Estados Unidos; 8 de febrero de 1899-Hanover, New Hampshire, Estados Unidos; 13 de julio de 1986) fue un fotógrafo estadounidense, pionero del cine documental y la fotografía de vanguardia en los años 1930.

Hizo su primera película llamada H2O en 1929: se trataba de una evocación poética del agua, que registraba los patrones abstractos generados por las olas. A pesar de que no es la única película de ese tipo en esa época –Joris Ivens había hecho Regen (Lluvia) el mismo año, y Henwar Rodekiewicz trabajó en una película similar llamada Retrato de un joven (1931) en ese mismo periodo– fue bien acogida en su día y desde entonces se ha considerado como una película clásica: H2O fue incluida en el Archivo Nacional de Cine en diciembre de 2005. Entre otras películas tempranas de Steiner, Surf and Seaweed (1931) expande el concepto de H2O ya que Steiner apunta con su cámara a la orilla; Mechanical Principles (1930) es una pieza abstracta creada a partir de engranajes y maquinaria.

En 1930 se inscribió en la Escuela de Cine Harry Alan Potamkin, que cerró poco antes de la muerte de Potamkin en 1933; allí conoció a Leo Hurwitz e inspirándose en sus ideas empezó a utilizar el cine como medio de acción social; abandonó la Film and Photo League y se afilió a Nykino, que era una agrupación de directores de fotografía de Nueva York que aportaban imágenes para su uso en noticiarios de izquierda que se proyectaban en reuniones de trabajadores, en convenciones y durante las huelgas. Muy pocas de estas películas han sobrevivido, ya que la mayoría se destruyeron durante el incendio de un almacén en 1935. Durante este tiempo Steiner también trabajó en algunas sátiras de ficción, incluyendo Pie in the Sky (1935), la película más temprana en las que se demostró el talento de Elia Kazan.

Steiner pasaba sus veranos en el Pine Brook Country Club localizado en el condado de Nichols, en Connecticut, que se convirtió en la sede veraniega de ensayo del Group Theatre (Nueva York), en el cual trabajó con Felicia Sorel y Gluck Sandor entre otros.

Trabajó junto a Strand, Hurwitz y Paul Ivano como director de fotografía en The Plow That Broke the Plains (1936) de Pare Lorentz y siguió colaborando con Lorentz en The River (1938), aunque no apareció en los créditos. A pesar de que Steiner permaneció en Nykino en la fase de su transición a «Frontier Films», lo abandonó en 1938, llevándose consigo las imágenes de The City (1939), que había dirigido junto a Willard Van Dyke, y que tenía música original de Aaron Copland; se estrenó en la Exposición Universal de Nueva York de 1939 y estuvo en cartelera durante dos años. Henwar Rodakiewicz se trasladó desde Los Ángeles en agosto de 1938 para ayudar a Steiner en la producción de The City, contribuyendo al montaje y guion, además de sus capacidades organizativas para el proyecto.

A pesar de su desdén declarado hacia Hollywood, compartido por sus colegas, en los años 40 Steiner se fue a Hollywood para trabajar como escritor-productor, pero regresó a Nueva York después de cuatro años. Entonces se introdujo en el campo de la fotografía freelance y de moda, y trabajó para Vogue, Look Magazine y otras revistas, antes de retirarse en 1962. Entonces se instaló en Vermont, y pasaba sus veranos en una isla de Maine.

Después de un largo periodo de descanso en el cine, retomó su actividad de forma particular, y realizó  ocho películas entre 1960 y 1975, agrupadas bajo un título común, The Joy of Seeing (La dicha de ver). Según Scott MacDonald, estas películas fueron estropeadas por bandas sonoras inapropiadas, y también comprometidas por el deseo de Steiner de evitar a toda costa las pretensiones artísticas, pero a pesar de todo «contienen muchas de las imágenes más bellas y memorables de Steiner». Nathaniel Dorsky, que ayudó a Steiner a montar las películas más tardías, declaró que Steiner «no quiso hacer algo sofisticado; era un hombre mayor que apreciaba la vida en sí misma y quiso mostrar sencillamente en su cine la magia especial que había en nuestro mundo visual en las circunstancias más normales.»

Ralph Steiner (February 8, 1899 – July 13, 1986) was an American photographer, pioneer documentarian and a key figure among avant-garde filmmakers in the 1930s.

In 1929, Steiner made his first film, H2O, a poetic evocation of water that captured the abstract patterns generated by waves. Although it was not the only film of its kind at the time – Joris Ivens made Regen (Rain) that same year, and Henwar Rodakiewicz worked on his similar film Portrait of a Young Man (1931) through this whole period – it made a significant impression in its day and since has become recognized as a classic: H2O was added to the National Film Registry in December 2005. Among Steiner’s other early films, Surf and Seaweed (1931) expands on the concept of H2O as Steiner turns his camera to the shoreline; Mechanical Principles (1930) was an abstraction based on gears and machinery.

In 1930, Steiner joined the faculty of the so-called Harry Alan Potamkin Film School, which folded shortly before Potamkin’s death in 1933; there he met Leo Hurwitz and, inspired by Hurwitz’ ideas of utilizing film as a means of social action, left the Film and Photo League and joined Nykino, a loose coalition of New York-based cinematographers who pooled footage for use in left-wing newsreels shown at worker’s rallies, conventions and during strikes. Precious few of these films have survived, most being destroyed in a warehouse fire in 1935. During this time Steiner also worked on some topical, fictional “pool” film satires, including Pie in the Sky (1935), the earliest film to involve the talents of Elia Kazan.

Steiner spent summers at the Pine Brook Country Club located in the countryside of Nichols, Connecticut, which became the summer rehearsal headquarters of the Group Theatre (New York) working with Felicia Sorel and Gluck Sandor among others.

Steiner worked, alongside Strand, Hurwitz and Paul Ivano as a cinematographer on Pare Lorentz’ The Plow That Broke the Plains (1936) and likewise joined Lorentz on The River (1938) but did not receive credit. Although Steiner remained with Nykino throughout their transition into Frontier Films, he left in 1938, taking the footage of The City (1939) with him. The City, which Steiner co-directed with Willard Van Dyke and featuring original music by Aaron Copland, opened at the New York World’s Fair in 1939 and ran for two years. Henwar Rodakiewicz moved from Los Angeles in August, 1938 to assist Steiner in the production of The City, contributing his editing, writing, and organizational skills to the project.

Despite his own stated disdain of Hollywood and the shared sentiments of his colleagues, in the 1940s Steiner went to Hollywood to work as a writer-producer, but returned to New York after only four years spent there. Then he plunged back into the world of freelance and fashion photography, working for VogueLook Magazine and others before retiring in 1962. Steiner then settled in Vermont, where he spent summers on a Maine island.

After a lengthy break from filmmaking, Steiner resumed the activity on a private basis, creating eight films between 1960 and 1975 grouped under an umbrella title, “The Joy of Seeing.” According to Scott MacDonald, these films are marred by inappropriate soundtracks and compromised by Steiner’s own desire to avoid artistic pretension at all costs, yet “contain much of Steiner’s most beautiful and memorable imagery.” Nathaniel Dorsky, who helped edit Steiner’s later films, stated that Steiner “didn’t want to make anything fancy but was an old man who appreciated life itself and wanted his film to simply show the special magic there was in our visual world in the most ordinary circumstances.


H2O (1929)

Steiner hizo su primera película, H2O, en 1929: se trataba de una evocación poética del agua que registraba los patrones abstractos generados por las olas. A pesar de que no es la única película de ese tipo en esa época –Joris Ivens había hecho Regen (Lluvia) el mismo año, y Henwar Rodekiewicz trabajó en una película similar llamada Retrato de un joven (1931) en ese mismo periodo– fue bien acogida en su día y desde entonces se ha considerado como una película clásica: H2O fue incluida en el Archivo Nacional de Cine en diciembre de 2005. Entre otras películas tempranas de Steiner, Surf and Seaweed (1931) expande el concepto de H2O ya que Steiner apunta con su cámara a la orilla; Mechanical Principles (1930) es una pieza abstracta creada a partir de engranajes y maquinaria.

In 1929, Steiner made his first film, H2O, a poetic evocation of water that captured the abstract patterns generated by waves. Although it was not the only film of its kind at the time – Joris Ivens made REGEN that same year, and Henwar Rodekiewicz worked on his similar film PORTRAIT OF A YOUNG MAN (1931) through this whole period – it made a significant impression in its day and since has become recognized as a classic: H2O was added to the National Film Registry in December 2005. Among Steiner’s other early films, SURF AND SEAWEED (1931) expands on the concept of H2O as Steiner turns his camera to the shoreline; MECHANICAL PRINCIPLES (1930) was an abstraction based on gears and machinery.


Mechanical Principles (1930)

«La película presenta una serie de imágenes engañosamente “abiertas” de engranajes y pistones que transmiten el movimiento vertical en forma giratoria. Musical en su forma visual repetitiva, ahora parece similar a las pinturas de Charles Sheeler y las fotografías de engranajes y ruedas ferroviarios, un tributo a la era de las máquinas.» – Robert A. Haller

“The film presents a deceptively ‘open’ series of images of gears and pistons that transfer movement from vertical to rotary directions. Musical in its repetitive visual form, it now seems akin to Charles Sheeler’s paintings and photographs of railroad locomotive gears and wheels, a tribute to the machine age.” – Robert A. Haller


Hands (1934)

HANDS es una ingeniosa pieza de propaganda que no solo transmite su contenido mediante el impulso de su desprecio, sino a través del inconformismo de su estructura “experimental”. La película sugiere que el gobierno que la produjo es imaginativo e innovador, abierto a nuevas posibilidades, y partidario de la libertad de expresión.” – Scott MacDonald

HANDS is an ingenious piece of propaganda that communicates not only through the thrust of its content, but through the very unconventionality of its “experimental” structure. The film suggests that the government that produced it is imaginative and inventive, open to new possibilities, and supportive of forms of free expression.” – Scott MacDonald


Pie in the Sky (1935)

«Esta sátira de las pretensiones religiosas fue una colaboración entre el Group Theater y el recién formado colectivo Nykino. Su creación de una ilusión autorreflexiva dentro de una ilusión la distingue no solo del cine comercial sino de las diversas escenas del cine experimental y revolucionario que se habían desarrollado en 1934.» – Scott MacDonald

“This satire on religious pretension was collaboration between the Group Theater and the newly formed Nykino. Its creation of a self-reflexive illusion within an illusion distinguishes it not only from the commercial cinema but from various arenas of experimental and revolutionary film that had developed by 1934.” – Scott MacDonald


Look Park (1974)

El fotógrafo y cineasta Ralph Steiner volvió a la creación cinematográfica con una serie de películas experimentales en 16 mm, The Joy of Seeing, iniciada después de 1960. En muchas de estas nuevas obras cinematográficas, retomó sus primeras películas abstractas, H2O, SURF AND SEAWEED y MECHANICAL PRINCIPLES que datan de 1929-1930, pero recompuestas mediante combinaciones de sonido e imagen para resaltar los movimientos y ritmos del mundo natural.

Se decantó por piezas de música clásica y electrónica para acompañar a las imágenes en interrelaciones lúdicas que ponen a prueba la capacidad del espectador para disfrutar de la música visual.

LOOK PARK presenta primeros planos de un arroyo campestre bajo el sol. La película se abre con una imagen en gran angular del parque, para situar la ubicación del agua, y luego se ciñe a la abstracción de reflejos y sombras.

La música, una grabación única de una composición electrónica del compositor americano Jacob Druckman, anima las imágenes extáticas montadas con destreza por un joven Nathaniel Dorsky.
De una belleza asombrosa, el resultado está a la altura del título de la serie, The Joy of Seeing (La dicha de ver), y también del de la propia película, LOOK PARK (El parque de la mirada).

“Adviértase que el cartel que abre y cierra la película identifica el lugar como LOOK PARK, un toque de humor propio de la concepción lúdica que Steiner tenía del arte.” – Bruce Posner

«Lo que es más importante, y constituye un honor para Ralph, es el hecho de que ahora la película en sí tiene un significado visual actual… o tendría que decir que ahora todo funciona como expresión cinematográfica… todo lo que Ralph habría deseado…» – Nathaniel Dorsky

Photographer-filmmaker Ralph Steiner returned to creative filmmaking with a series of 16mm experimental films The Joy of Seeing begun after 1960. In many of these new film works, he revisited his first and early abstract films H2O, SURF AND SEAWEED and MECHANICAL PRINCIPLES from 1929-1930 but now worked with sound-image combinations to highlight motions and rhythms of the natural world.

He favored older classical and new electronic music to accompany the images in playful interactions testing the viewer’s ability to enjoy visual music.

LOOK PARK presents close up shots of a country stream viewed in bright sunlight. The film opens with wide shots of the park to establish the location of the water, then focuses in very tight on the abstract reflections and shadows.

The music, a unique recording of a electronic composition by American composer Jacob Druckman, enlivens the ecstatic images skillfully edited by a young Nathaniel Dorsky.
Stunningly beautiful, the results live up to Steiner’s series title The Joy of Seeing as well as the film’s title LOOK PARK.

Please note that the sign that opens and closes the film actually identifies the place as LOOK PARK, another humorous touch of Steiner’s playful approach to art-making.” – Bruce Posner

“What is most important and a tribute to Ralph is the fact that now the film itself has present day visual meaning… or should I say, all is working as film expression now… all that Ralph would want…” – Nathaniel Dorsky


Traducción de texto: Javier Oliva