Cineinfinito #221: Stephen Dwoskin (II)

CINEINFINITO / Centro Cultural Doctor Madrazo
Jueves 29 de Septiembre de 2022, 18:30h. Centro Cultural Doctor Madrazo
Calle Casimiro Sainz, s/n
39004 Santander

Programa:

– To Tea (1970), 16mm, color, sonora, 22 min.
– Kleiner Vogel (1976), 16mm, color, sonora, 27 min.

Formato de proyección: HD (restauradas)

Agradecimiento especial a LUX


Steve Dwoskin nació en 1939, en una familia pobre proveniente de Odessa, en Brooklyn, Nueva York. Contrajo la polio a la edad de 9 años, con secuelas de minusvalía. Después de estudiar bellas artes (con de Kooning y Albers), asistió a la Universidad de Nueva York y la Escuela Parsons de Diseño, y fue habitual del Greenwich Village junto con Andy Warhol, Allen Ginsberg, y Robert Frank. En 1964, obtuvo una beca y se trasladó a Londres, ciudad que se convertiría en su hogar. Dwoskin fue conocido tanto por su faceta de pintor como de artista gráfico, fotógrafo y cineasta. Como pocos otros, ha convertido el cuerpo humano en su tema de estudio especial, ya sean cuerpos bellos como enfermos o deformados, siempre buscando la confrontación con los prejuicios de uno mismo, las inhibiciones y tabúes compartidos por el director, el intérprete y el espectador. Sus películas se caracterizan por el furor en el deseo de saber cómo son los demás, qué pasa por sus mentes y qué es lo que uno mismo provoca en los que le rodean.

Descubrió el cine experimental viendo las películas de Maya Deren, y fue influido por las transgresoras películas underground de Jack Smith y Ron Rice. Más tarde publicó sobre este género el libro Film is…, escrito en un estilo muy personal y activista, en una época en que la policía llevaba a cabo frecuentes redadas al estilo de la época de la Ley Seca en las salas en que se proyectaban películas experimentales, confiscando y destruyendo las copias, y arrestando a organizadores, cineastas y a veces incluso a miembros del público. Estas películas sobrepasaban los canales de distribución y las normas habituales, y se consideraban inaceptables, tildadas como “pornográficas”.

Después de trabajar como fotógrafo y diseñador gráfico, Dwoskin lo hizo como director artístico para CBS al mismo tiempo que elaboraba sus propias películas. La primera de ellas, Asleep, obtuvo un premio en la Bienal de Venecia. En 1964 se trasladó a Inglaterra con una beca. Se asentó allí y se convirtió en impulsor de un movimiento de cine independiente (la London Film-Makers’ Cooperative). En los años 70 dirigió largometrajes que le dieron fama fuera del movimiento experimental y suscitaron apoyos de cadenas de televisión e instituciones culturales (especialmente la alemana ZDF). Después de trabajar una temporada en documentales subjetivos sobre artistas como el fotógrafo Bill Brandt o la compañía Ballet Nègre, su cine se hizo más introspectivo, al tiempo que su movilidad iba quedando cada vez más limitada.

En su obra, la división geográfica entre Nueva York y Londres tiene correspondencia con una división entre un periodo verdaderamente experimental (que juega con los componentes de la película, encuadre y voz en off, cadencia y repetición), y un periodo más complejo desde el punto de vista dramático y narrativo.

Pero toda la obra de Dwoskin constituye un intento de explorar el motivo del voyeurismo y la relación con el Otro, al que la cámara humana de Dwoskin trata de aproximarse, o de apropiarse, pese a su falta de movilidad, añadiendo así una nueva dimensión táctil a la forma de mirar de la cámara (…)


To Tea (1970)

To Tea, hecha en Holanda (en casa del cineasta holandés de vanguardia Franz Zwartjes), es una versión ralentizada de ‘Alice in Roomland’. Una guía para el contacto sensual entre dos mujeres. Se llega al contacto en medio de un acuerdo de tácticas lentas. A medida que se apaga la luz del día los cuerpos se acercan, la melodía del piano flota en un vestíbulo lejano. Una vez, mi profesor húngaro de bellas artes dijo: «Si exageras las líneas objetivas, llegas a una expresión subjetiva más intensa». Así que aquí la extraña fiesta del té hace posible el contacto. – Stephen Dwoskin

To Tea, made in Holland (at the house of the Dutch avant-garde filmmaker Franz Zwartjes), is a slowed ‘Alice in Roomland’.A guide to sensual contact between two women. Their contact is arrived at between an arrangement of slow tactics. As the light of day goes the bodies come closer, the piano melody floats in a distant hall. Once my Hungarian art teacher said: “If you exaggerate the objective lines you reach a stronger subjective expression.” So here the strange tea party gives over to touch. – S.D.


Kleiner Vogel (1976)

La película cuestiona las posibles posiciones desde las que ver a la chica; en otras palabras, ¿quién y qué está mirando a quién? y ¿la chica está sola o con otra? –o, la situación de la cámara ¿es la de voyeur o protagonista? ¡La única manera de averiguarlo es pasar algo de tiempo con ella! – Stephen Dwoskin

La mujer está interpretada por Carole Regnier.

Realizada con una beca del Berliner Kunstler Program (DAAD)

The film questions the possible viewing positions with the girl;

in other words, who and what is looking at whom? and is the girl alone or with another – or is the camera position that of voyeur or protagonist? The only way to figure it out is to spend some time with her! – S.D.

The woman is played by Carole Regnier .

Made with a grant from the Berliner Kunstler Program des DAAD


Traducción de textos: Javier Oliva