Jivaro (1954)

Ciclo « Ludwig el gran desconocido »

JIVARO (1954)
Jívaro

Director: Edward Ludwig
Guión: Winston Miller
Argumento: David Duncan

Fotografía: Lionel Lindon (Color, 1:1,66)
Dirección artística: Earl Hedrick y Hal Pereira
Montaje: Howard Smith
Música: Gregory Stone

Reparto: Fernando Lamas, Rhonda Fleming, Brian Keith, Pascual García Peña, Morgan Farley, Rita Moreno, Richard Denning, Marvin Miller, Lon Chaney Jr., Charles Lung, Nestor Paiva
Productora: Paramount Pictures (EE.UU.)
Distribuidora: Paramount Pictures
Duración: 92 min.
Formato: 35mm

*La proyección contará con presentación a cargo de José Luis Torrelavega

Jivaro (también conocida como Lost Treasure of the Amazon) es una película americana de aventuras de 1954, en color y 3D, dirigida por Edward Ludwig y protagonizada por Fernando Lamas, Rhonda Fleming y Brian Keith. La publicidad de la película traducía Jivaro como “cazadores de cabezas del Amazonas”. Filmada en 3D, Jivaro no se estrenó en ese formato debido a la pérdida de interés en el mismo. Se estrenó tardíamente en 3D el 17 de septiembre de 2006 en la Expo Mundial 3-D en Hollywood.

En abril de 1952 la compañía Pine-Thomas Productions anunció que había comprado la novela Morro Treasure de David Duncan, al que también había contratado para escribir el guion.

La película fue conocida como Lost Treasure of the Amazon. En agosto John Payne fue anunciado como estrella, como parte de un contrato de dos películas con Pine Thomas (la otra iba a ser High Voltage). Payne no apareció en la película, y High Voltage no llegó a hacerse. Rhonda Fleming y Fernando Lamas fueron elegidos en abril de 1953.

Jivaro se merece la buena reputación de que goza entre los macmahonianos. Michel Mourlet hablaba de una «maravillada mirada sobre la armonía de una pareja, sobre la belleza de los actos, a veces enturbiada por monstruos que el héroe doma; tal es el arte de Ludwig, un arte que no sabe transmutar el vil plomo en oro, sino que consiste en la simple contemplación del oro. Ronda Fleming y Fernando Lamas se aproximaban a la felicidad con la facilidad lenta de los barcos. Hay en estos films heroicos una respiración tranquila, fuerte, una rara libertad en el interior mismo de las crisis y los relámpagos». Y nosotros escribimos: «Ludwig no es un técnico brillante. Su originalidad radica en la forma en que da vida a una emoción, una relación física y carnal donde el sentimiento prima sobre la acción pura, recupe-rando inconscientemente la dramaturgia de las más hermosas novelas de aventuras.

Bertrand Tavernier y Jean-Pierre Coursodon. 50 Años de cine Norteamericano.

El cine de aventuras nos dio un éxito ejemplar: Jivaro (estrenada en Francia hace cinco años con el título de L'appel de l'or), de Edward Ludwig. Realizador de Sangaree, con Arlene Dhal y Fernando Lamas, esperábamos mucho de Ludwig, y sobre todo de esta película que reúne a una de las más bellas parejas que podamos soñar: Rhonda Fleming y aquel mismo Fernando Lamas, de la estirpe de Charlton Heston. No nos ha decepcionado. Ludwig no es un autor en sentido estricto, sus películas son el lugar ideal para que ciertos actores alcancen la consumación, con una naturalidad y una libertad nutridas de violencia, en las selvas o bajo las aguas. La necesidad de condiciones muy estrictas de decorados y personas se hace más evidente en las películas que no las reúnen, tales como Caribbean, estrenada en Francia, o Smuggler's Island, que hemos podido ver en Londres junto a The Black Scorpion. Evelyne Keyes y Jeff Chandler en lugar de Rhonda Fleming y Fernando Lamas privan a Ludwig de la posibilidad de la exuberancia carnal que es su única meta. Una mirada maravillada a la armonía de una pareja, a la belleza tranquila de las acciones enturbiada a veces por seres monstruosos a los que el héroe consigue domar: tal es el arte de Ludwig, un arte que no es capaz de transmutar el vil plomo en oro, que consiste en la simple contemplación del oro.

Michel Mourlet: Sur un art ignoré. La mise en scène comme langage.
Ed. Ramsay, 2008

Jivaro, sorprendente obra maestra en menor, concebida en 3D, amazonería de amor y aventuras con Fernando Lamas y la pelirroja Rhonda Fleming. (…) Ludwig murió en el anonimato, orgulloso, tímido, manteniendo algo de eslavo (nacido en 1899, y rápidamente trasplantado en América, firmó a los 30 años la sorprendente Steady Company), sin que nunca nadie pensara en él ‒artesano hollywoodiense del temple de un Edgar Ulmer, más barroco que Joseph H. Lewis, cercano a Jacques Tourneur en sus obsesiones afásicas, sus miedos viscerales, sus abigarradas pesadillas (...).

Louis Skorecki. Libération, 31 de marzo de 1999.

 

Traducción de textos: Javier Oliva